Compartir

La oficial de Algarrobo Sandra Madroñal explicó orgullosa todas las sensaciones tras asistir a la criatura de solo siete meses: “Siempre me imaginé en una situación así, por eso reaccioné naturalmente”.

En situaciones límite se requiere mente fría y corazón caliente, además de la templanza para resolverlas. Eso fue lo que tuvo Susana Madroñal, oficial de Policía que, sin dudar, amamantóuna beba en el kilómetro 773 de la Ruta Nacional 22, en cercanías de Algarrobo.
En diálogo con LA BRÚJULA 24, reveló sus sensaciones tras lo ocurrido: “Estaba en mi domicilio, a punto de venir a la oficina porque soy la oficial a cargo de la dependencia policial. Surgió el llamado, ante la urgencia salimos con el personal y el resto de los recursos. Ni siquiera tuve tiempo de ponerme el uniforme”.

Llegamos, preparados para todo tipo de situaciones y, a sabiendas de que había una bebé, hablé con el papá y por esas casualidades la vida se llama igual y tiene el mismo tiempo de vida que la mía. Me comentó que solo tomaba teta, por eso me ofrecí  amamantarla, luego de higienizarme, porque estaba nerviosa y tenía hambre. Un personal de bomberos femenino se encargó de ayudarme a asistirla”, mencionó, en el programa “Bahía Hoy”.Por último, admitió que “nunca viví una situación así, pero fue muy grato para todos y conmovedor, para mí como mamá, que estoy muy sensible. Gracias a Dios la niña estaba bien, pese a lo complicado del momento. Como policía y madre de tres hijas siempre imaginé esta situación y qué haría en ese momento. Me salió naturalmente tener a la criatura en el pecho y organizar el procedimiento”.

Fuente: La brujula24