Compartir

Un grupo de empresarios bahienses planificaban hacer un masivo evento tras los festejos de navidad en el sector de Villarino Viejo, pero no se le permitió la realización del mismo ya que no cumplían con las medidas de seguridad y el lugar elegido no contaba con habilitación municipal. Según se supo, estas personas habrían recibido también la negativa de Bahía Blanca, por tal motivo buscaron como opción nuestro distrito. Sin embargo, aquí también recibieron un revés por parte de los encargados de seguridad. Los organizadores que ya habían vendido la mayoría de las entradas, manifestaban que la iban a realizar igual, por tal motivo se montó un operativo con presentaciones en ayudantía fiscal y federal solicitando colaboración para tener intervención en este evento. Martín Pacheco, secretario de protección ciudadana indico que el riego mayor era el alcohol al volante en la ruta. La Policía Bonaerense estuvo trabajando los días 24 y 25 para evitar que se llevara a cabo y lo consiguieron. Posteriormente se supo que la fiesta clandestina se realizó en Punta Alta, partidos de Coronel Rosales. Por otro lado, Pacheco se refirió a los controles satisfactorios en el distrito, los que se repetirán y reforzarán controles de alcoholemia para los festejos de año nuevo.