Compartir

El Ministerio Público Fiscal de Mendoza ordenó la detención del adiestrador perros de rionegrino Marcos Herrero porque habría manipulado evidencia del caso Viviana Luna, la mujer desparecida en 2016 en Potrerillos.

Dos comisarios puntanos quedaron detenidos por la muerte de la mendocina Magalí Morales

El hombre, autoconsiderado como una persona especializada en la búsqueda de personas y rastreos con perros y cuyas actuaciones se han visto teñidas de polémica, fue detenido en su provincia durante un allanamiento realizado por la policía local por orden de la justicia Mendocina.

Viviana Luna, desaparecida desde diciembre de 2016 en Potrerillos

Una comisión de la división de Homicidios de policía de Mendoza está pronta a partir en su búsqueda para ser formalmente imputado en las próximas horas.
Según un escueto parte de prensa dado a conocer por el MPF de Mendoza “se lo investiga por diversos hechos relacionados a la búsqueda de la Sra. Luna, donde habría manipulado evidencia falsa”.
Además se llevan acabo en Mendoza otras medidas en el laboratorio de huellas genéticas con los restos óseos remitidos desde Santa Cruz. Se trata de restos encontrados por Herrero y sus perros en la búsqueda de una persona desaparecida en San Cruz. Parte de este material esta siendo analizado en Mendoza para compararlo con los restos que el detenido encontró en Potrerillos. Si esta comparación resulta “positiva”, la situación procesal del adiestrador podría verse muy comprometida.
“No sé descarta la participación de más personas, incluidos profesionales cercanos a la causa”, sostienen la información, anunciando que la investigación sigue abierta.

POLÉMICOS HALLAZGOS

Herrero llegó a Mendoza contratado por los familiares de Viviana Luna y luego también fue contratado para que buscara a Abigaíl Carniel (18) desaparecida en Las Heras en abril pasado (ver video).
El 29 de setiembre pasado Herrero y sus perros, en un hotel abandonado ubicado en la calle Los Cóndores, a metros del último lugar donde vieron con vida a Viviana, el perito y sus canes encontraron – en solo media hora- parte de un cráneo quemado. Además apareció parte de un monedero y unos papeles donde se señalaba a personas reconocidas en distintos ámbitos de Mendoza y se hablaba de un presunto caso de trata de personas.

Ante la presencia de estos restos los presentes dieron aviso al 911 y el lugar se llenó de policías, peritos de Científica y antropólogos. Se preservó todo el material y se lo retiró para ser analizado. Pero el material fue previamente manipuado por el adiestrador.
El 15 de octubre pasado, el MFP informó que sobre “los restos óseos hallados en Potrerillos tras tareas con perros entrenados y que fueran realizadas por el señor Marcos Herrero -un rionegrino contratado por la familia de Luna especializado en la búsqueda de personas y rastreos con perros- a pedido de la familia de Viviana Luna”, se informa que, “de las 12 extracciones practicadas por el Laboratorio de Huellas Genéticas, la totalidad de ellas arrojan como resultado que el cráneo encontrado pertenece al de un varón”.

Días antes, desde la Jefatura de la UFI de Homicidios y Violencia Institucional, habían detallado que el señor Marcos Herrero admitió haber manipulado evidencia en la escena, sin esperar la presencia policial ni contar con autorización judicial. En declaración testimonial fundamentó dicha manipulación diciendo que ni él ni la familia de Viviana Luna confían en la Policía.
EL CASO VIVIANA LUNA

En la mañana del 7 de diciembre de 2016, uno de los hijos de Viviana la llevó en auto a un complejo de cabañas donde la mujer tenía una entrevista de trabajo en Potrerillos.
El dueño de las cabañas declararía luego que, efectivamente, la entrevista se realizó y la mujer se marchó de lugar minutos más tarde.
Su hijo se había ofrecido a esperarla, pero ella le indicó que iba a ir a Piedras Blancas (paraje ubicado a varios kilómetros al oeste de Potrerillos) donde se iba a reunir con una amiga. La última vez que la vieron estaba ingresando a un quiosco de la zona. Después, nadie más la vio; nunca llegó a la casa de su amiga.
Días después de la denuncia de la desaparición, la fiscal Claudia Ríos dispuso una importante serie de rastrillajes por la villa y por otros lugares cercanos, con la participación de caballería, canes e inclusive el sobrevuelo de un helicóptero de la fuerza policial.
Según declaró una de sus hijas, su madre estaba de novia con un hombre llamado Cristian en lo que calificó como una relación “normal”.
Esta persona también fue convocada por la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos. El hombre reconoció la relación y no pudo aportar más datos sobre los últimos momentos.
Además de las intensas búsquedas, la Fiscalía de Homicidios siguió una pista que indicaba que en el Valle de Uco había una persona con las características de Viviana.
También se investigaron varios teléfonos celulares y, un dato no menor, se peritó la computadora de la mujer y allí se encontraron tres cartas dirigidas a sus hijos. Este material de índole privado fue entregado por la fiscal a quienes estaban dirigidas. La causa por averiguación paradero sigue abierta

FUENTE: Los Andes