Compartir

A un año del hallazgo del cuerpo sin vida de Facundo Astudillo Castro, que estuvo 107 días desaparecido después de haber sido demorado por policías bonaerenses de la localidad de Villarino, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, recibió ayer a su madre, Cristina Castro, quien responsabiliza al fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez y a agentes de la Policía Federal, entre otros, de encubrir la desaparición forzada seguida de muerte del joven de Pedro Luro. “Escuchamos las consideraciones que tenían para expresarnos” y “quedamos en que nos aporten información documental para que podamos hacer una evaluación”, ya que “si (los hechos que se denuncian) son así, la verdad que no corresponden”, relató. (fuente: Página 12)

“Es la Policía Federal la que le dijo al pescador-testigo que vio la zapatilla ‘no pongas esto que vamos a tener quilombo’, entonces la zapatilla no apareció en ningún lado. Menos mal que el fiscal no se animó a sacarla y la descubrió Cristina, porque la habían dejado fuera del perímetro”, recordó el abogado Leandro Aparicio. “”Esos policías y el fiscal Martínez forman parte del encubrimiento, así lo hemos denunciado ante el Procurador (interino Eduardo Casal) y lo haremos ante Frederic”, anticipó. “La Federal le dio al que escribió ese libro la teoría narco”, añadió en referencia al periodista Germán Sasso.

“Las acciones de la Policía Federal provocaron que sea quitada de la investigación por parte de los fiscales Andrés Heim, Horacio Azzolín y Iara Silvestre, y que comience a trabajar otra fuerza (Gendarmería)”, recordó Margarita Jarque, de la querella institucional de la Comisión Provincial por la Memoria. Los señalamientos apuntan al subcomisario José Pérez y a otros cuatro miembros de la delegación bahiense acusados de encubrimiento. “Las fuerzas de seguridad estuvieron involucradas desde el primer momento y no fueron separadas de la investigación, a contramano de lo que señala la normativa internacional”, recordó Paola García Rey, directora adjunta de Amnistía.

“Nos vinieron a plantear algunas inquietudes que tienen sobre la actuación de las fuerzas federales, sobre todo de la Policía Federal”, admitió Frederic tras el encuentro, y apuntó que se trata de “datos que están aparentemente ahora y no estaban antes”. “Nos pusimos a disposición como en el primer momento, acompañando a la familia de Facundo, a la mamá, a disposición para recibir toda esa información para en todo caso, si amerita y si corresponde, iniciar alguna actuación interna”, dijo en una entrevista con el periodista Mariano Martín para el programa Toma y Daca.

Consultada sobre las novedades aportadas por Castro y los querellantes, la ministra explicó que “tienen que ver con episodios que han ocurrido en relación al momento del hallazgo del cuerpo, en el que se encuentra una mochila que después resultó ser la de Facundo”. “Son episodios y situaciones que están asociadas a la investigación y a la preservación de las pruebas que, de alguna manera, son las que ellos están indicando sobre el trabajo de la Policía Federal que no se realizó como debió haberse realizado”, añadió.

Frederic destacó que “la investigación avanza, no está detenida” ya que restan “pericias que hacer”. “Algunas de ellas están en poder de la Gendarmería Nacional. Recordemos que el 13 de septiembre de 2020 fue la última diligencia que hizo la Policía Federal en la causa, luego se le solicitaron pericias a la Gendarmería, y algunas se van a terminar de realizar en el curso del próximo mes”, anunció. “También hicieron un pedido sobre la pericia de huellas que estarían necesitando. Son episodios sobre los cuales quedamos en que nos aporten información documental para que podamos hacer una evaluación”, ya que “si son así, la verdad que no corresponden”.

“Necesitamos información un poco más consistente para poder avanzar en el sumario, y es lo que ellos se comprometieron a entregarnos en los próximos días”, relató. “Nosotros, como hemos demostrado en estos 20 meses de gestión, estamos a disposición para que se revise la actuación de las fuerzas federales”, ya sea “en el momento en que las conducimos o antes, como en el caso de (el tráfico de pertrechos represivos a) Bolivia, para que efectivamente se establezcan las responsabilidades en cada circunstancia”, destacó. “Como le decía hoy a Cristina, necesitamos que nuestra policía sea confiable y trabajamos para eso y eso a veces puede significar correr a quienes de alguna manera no están a la altura de la institución a la que pertenecen”, concluyó.