Compartir

A mediados de semana los productores regantes del sur de la provincia de Buenos Aires hicieron un camionetazo frente a la sede de la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (Corfo), en la localidad de Pedro Luro, para solicitar que se transparente el manejo de los fondos del ente autárquico que depende del gobierno provincial y que ahora maneja Ramiro Vergara, un ingeniero civil vinculado a La Cámpora.
Acto seguido al camionetazo, las autoridades de Corfo emitieron un comunicado en el que anunciaban, entre otras cosas, que el canon de riego correspondiente a la autoridad del agua en la zona no aumentará y que se mantendrá con el mismo valor durante todo el año 2021.


Pero, más allá del comunicado, los productores regantes entregaron un petitorio a las autoridades de Corfo en los que piden conocer los gastos e inversiones del ente, además de los resultados de una auditoría, dado que ocho meses atrás hicieron una denuncia penal a la cúpula anterior por irregularidades. También quieren tener acceso irrestricto a las facturas, recibos, contratos y certificados de obra de los últimos cuatro años.

En diálogo con Juan Lucanera, el gerente administrativo de Corfo, para entender su posición frente al reclamo de los productores, mientras que, en paralelo, en la Justicia de Bahía Blanca se investigan dos denuncias elevadas por miembros del Consorcio Hidráulico, compuesto por los mismos regantes, los cuales a su vez tienen injerencia en un Consejo Consultivo dentro de Corfo y quienes denuncian que desde el ente se intenta desfinanciar al consorcio por medio del manejo de los fondos del mismo con fines políticos.
“No hay una ‘caja’, como dicen los productores. Dicen que en Corfo retenemos fondos, pero acá no hay plata”, expresó Lucanera. “Que juzguen a la nueva administración del Corfo porque alguien en funciones proviene de La Cámpora es menospreciarla, porque detrás hay estudios y títulos. Vergara es ingeniero civil con una maestría en Recursos Hídricos”, agregó el licenciado en Economía.
Lucanera indicó que “en este momento hay cinco pueblos que dependen del agua de riego de la zona; atravesamos una crisis hídrica desde hace más de una década y no hay nieve en la Cordillera, pero les aseguro que Corfo está trabajando: no hay maquinas paradas y se está pagando a los proveedores”.
En septiembre de 2020 renunció el gerente administrativo Cristian Eval tras el pedido, realizado mediante una carta, por parte del Directorio del Consorcio Hidráulico, que presidía en aquel momento Luciano Principe, en la que se solicitó a Corfo que investigue una denuncia anónima por la aparición de una factura “trucha” en el ente estatal que regula el uso del agua en el valle bonaerense del Río Colorado.
Lo que siguió en octubre fue la salida del administrador general, León Somenson, pronto a jubilarse, y lo que, en palabras de productores regantes, fue un “apriete” seguido de persecuciones y amenazas ante el cuestionamiento del manejo de fondos por parte de la gestión de Eval.

Al respecto, Lucanera aseguró que “sobre la administración anterior, si hay o no facturas truchas, eso lo esta investigando la UFIJ N° 10 de Bahía Blanca. Ahora, en cuanto a esta administración a la que llegamos hace apenas ocho meses,  puedo asegurar que no hay facturas truchas y en esto pongo las manos en el fuego”.
El gerente administrativo de Corfo contó que en la última reunión que mantuvo con los productores regantes en mayo pasado se presentó con los biblioratos para que pudieran verlos. “Los ofrecí para que sacaran fotos y vieran que no tenemos nada que esconder. ¿Te parece que podemos esconder algo en sólo ocho meses de gestión?, cuestionó.
-¿Cuál es el presupuesto de Corfo? 
-El presupuesto 2019 fue de 152 millones de pesos. En 2020 se mantuvo el mismo monto porque se prorrogó la ley de Emergencia Económica. Luego hubo una ampliación presupuestaria que llevó el presupuesto a 185 millones. Y para este año es de 256 millones. Corfo se financia por canon de riego, pero también por aporte de la provincia de Buenos Aires. Ese aporte provincial creció. En 2019 fue del 18%, en 2020 fue del 31%, con casi 60 millones que salieron de la provincia para el ente, y para 2021 la provincia pondría 70 millones de pesos del presupuesto total. En esto quiero destacar que Buenos Aires está poniendo recursos propios dentro de un organismo publico que es la autoridad de agua dentro de la zona.
-¿Cómo se compone ese presupuesto? ¿Está auditado?
-Corfo es un organismo del Estado y como tal su presupuesto se aprueba en el marco de la Lley 15.225 y todo se puede ver en el sitio del ministerio de Economía o en la página web de Corfo. Y sí está todo auditado. De hecho tenemos dos organismos de control: la Contaduría General de la provincia (CGP), desde donde gestionamos los pagos. Se arma un expediente de compra con muchos pasos y se termina de pagar cuando yo lo decido como gerente administrativo. Firma un contador de la CGP, que analiza el expediente, luego eso va a Tesoreria General de la provincia y ellos liberan los pagos. El otro control que recibimos es de parte del Honorable Tribunal de Cuentas (HTC) de la provincia, donde remitimos toda la documentación año a año a medida que va cerrando, desde la memoria al balance. El ejercicio fiscal 2020 se terminó de auditar hace pocos días y pronto daremos a conocer los resultados, porque el Tribunal de Cuentas audita a año vencido.

-Luciano Príncipe, hoy vocero de los autoconvocados, mencionó que no les dan acceso a los libros contables y que no obtienen respuestas del actual administrador, Ramiro Vergara
-Los ocho directores del Consorcio Hidráulico son los mismos integrantes del consejo consultivo de Corfo y nos juntamos una vez por mes con ellos. La última reunión fue en mayo y pusimos a disposición los biblioratos con facturas para que pudieran verlas. Nosotros sí presentamos documentación de nuestra gestión, y subimos los gastos por trimestre en la misma web de Corfo. Y no es que aprobamos gastos por correo electrónico, como te dije, tenemos dos instancias de control. Se maneja mucho dinero y son fondos públicos, tanto los que pone la provincia como los que ponen los regantes. Lo único que hacemos es cumplir con la ley.

Los regantes también denuncian que en Corfo hay mucho personal ¿Es cierto esto?
-Dicen que no paramos de meter personal. De noviembre 2020 a esta parte se fueron de 16 personas. Hoy Corfo tiene un plantel de 122 empleados, pero dicen que tenemos 132 cargos; eso surge del presupuesto de cargos, pero no es que se paga el sueldo de 132 personas. Por otro lado no hemos incorporado más gente, al contrario, se achicó la planta y estamos arbitrando los medios necesarios para reemplazar la gente que se fue.
-Otra de las denuncias que les hacen es de querer desfinanciar al Consorcio Hidráulico
-No queremos eso en absoluto. El Consorcio Hidráulico cobra dentro de las cuatro cuotas anuales (abril, julio, octubre y enero del año siguiente) que pagan los regantes, un monto por gastos administrativos. Para que pueda cobrar debe pedir autorización a Corfo, que es la autoridad del agua. En una nota que nos mandaron en marzo de este año nos notificaron un aumento del 110% y les pedimos que justificaran tal aumento y nos dijeran cómo encuadraba dentro de la ley. Esa nota no tuvo respuesta y entonces ese fondo no se cobró. En cambio, se pautó un aumento del 63,3%. Pensemos que estamos en un año de escasez de recursos y por eso no se puede cobrar tal aumento. Además la provincia viene aportando al presupuesto de Corfo y de eso se usa una parte para pago de sueldos, pero también para mantenimiento de riego.

– También sostienen los productores que desde que se creó el Consorcio Hidráulico en 2007 no se hizo la transferencia de riego a su órbita, algo que en otras provincias sí sucedió. ¿De qué depende que Buenos Aires haga eso?
-La transferencia de riego es un proceso muy complejo. Hay un manual escrito que sostiene, entre otras cosas, que debe haber un consenso de todos los involucrados. Es un área de riego que abarca a cinco pueblos. Yo no soy el indicado para decirte si es posible o no hacer esa transferencia del servicio de riego. Se requiere en todo caso de un estudio serio que avale tal cosa.
-Los regantes también piden que ustedes se expidan al respecto de la asamblea que ellos realizaron en febrero pasado
-Respecto de la asamblea por el ejercicio 2019/2020 el administrador desaconsejó que la misma se llevara a cabo porque en ese momento estábamos en proceso de auditoria, la cual terminó hace poco, fines de junio. Ellos igual hicieron la asamblea desoyendo el consejo del administrador, la votaron. Ahora, con los resultados de la auditoría, podremos dar una respuesta a aquella asamblea. Una de las cosas que nos enteramos, por ejemplo, es que no existe un manual de compras y de contrataciones de noviembre 2020 a la fecha, cuando desde el Consorcio Hidráulico nos habían dicho que sí. Acá nos regimos por la Ley de Compras y Contrataciones del estado (Nº 13.981) y Decretos Reglamentarios. Corfo compra en función de esa ley. A su vez, Luciano Principe era el director del Consorcio y hoy no lo es porque se determinó que no cumplía con los requisitos que establece la ley, porque para ser parte del consejo consultivo en Corfo hay que ser titular de agua o tener la representación de una sociedad que sea titular de agua. Él no cumplía con eso y firmaban cheques del consorcio sin la autoridad legal para hacerlo. Esto es un pueblo, nos conocemos entre todos. Voy al supermercado como ellos y todos sabemos quién es quién.

-También reclaman un total de 20 millones de pesos que no fueron ejecutados durante el presupuesto 2020 
– Dicen que faltan 20 millones de pesos. Te cuento: Corfo tiene tres fuentes de ingreso: canon de riego, otros y las contribuciones de la provincia. Nosotros, como organismo público, todos los días dejamos en cero la cuenta donde llegan las contribuciones para mandarlas directo al Tesoro provincial, que es el que administra los fondos. Nosotros cumplimos con el presupuesto. De los 256 millones presupuestados este año, 60 millones los pondría la provincia, con lo cual 196 millones sería lo recaudado, 148 de canon de riego y 38 de otros recursos.
-¿El Consorcio Hidráulico está cumpliendo con su parte del trabajo?
-El objetivo del Consorcio es coadyuvar al Corfo como autoridad de agua y hoy eso no está pasando porque parte de la recaudación para hacer ciertas cosas no se está haciendo. Se están tomando medidas, por ejemplo, el canon de riego que es la contribución de los regantes no aumentó este año y creo que esa es una medida para ayudar al regante de la zona. Por otro lado, hay un tema con las máquinas de la zona. Las tarjetas verdes de esas maquinas están a nombre del Consorcio y no reclamamos nada en eso. El estatuto mismo dice previo a la modificación que serán dadas en comodato a la autoridad el agua y nos cobran por eso. En efecto, en las cuatro cuotas anuales que hay un fondo de renovación de maquinaria que lo cobra el Consorcio. Esta administración no autorizó el cobro de ese fondo porque la ley dice que el Consorcio debe convenir con la autoridad de agua y en el petitorio que nos entregaron dijeron que no harán convenio con Corfo.
Lucanera concluyó que “mientras nos hacían un camionetazo, las maquinas seguían trabajando; se está manteniendo la red de riego, se siguen revistiendo canales con nylon. Ahora estamos viendo de licitar geomembranas. La red no esta desatendida, Corfo sigue operativo, para tratar que la escasez hídrica golpee lo menos posible a los productores”
Fuente: bichos de campo