Compartir

   El gobernador Axel Kicillof anunció esta semana en Bahía Blanca un plan de obras por más de 5.500 millones de pesos para solucionar definitivamente los problemas de falta de agua en ese distrito, Coronel Rosales y Villarino. El mandatario habló de 24 proyectos a corto, mediano y largo plazo, financiados con recursos propios y un crédito del Banco de Desarrollo de América Latina-Corporación Andina de Fomento (CAF) por 130 millones de dólares.

   La mayoría de las obras de corto plazo -son 15 en total, por 1.500 millones de pesos- beneficiarán a Bahía Blanca, salvo el recambio de un tramo de 3 kilómetros del acueducto que va desde la Planta Grümbein a Punta Alta, Coronel Rosales. Los proyectos a mediano y largo plazo, en tanto, son 9 y se ejecutarán en los próximos cuatro años, con un financiamiento de 162 millones de dólares.

   Aquí aparecen dos proyectos que el municipio de Villarino reclama desde hace décadas y que viene gestionando sostenidamente desde abril de 2019, a fin de desterrar para siempre los problemas de falta de agua en Médanos y la zona sur.

   “La confirmación de estas obras por parte del gobernador nos genera una gran expectativa. Estamos contentos, porque de algún modo marca el éxito de una gestión que iniciamos hace más de dos años”, dijo a La Nueva. el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua.

   A fines de marzo de 2019, en el último tramo de la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, se anunció que la Provincia había desistido de utilizar el crédito de la CAF para la obra del acueducto desde el río Colorado, que en aquel momento tenía un costo inicial de unos 180 millones de dólares.
   En su lugar, se destinarían unos 50 millones de dólares a mejorar la situación de Bahía Blanca, mientras que el resto se utilizaría para financiar obras en otros distritos, la mayoría del Conurbano. El hecho generó un intenso malestar en Villarino, que de inmediato le reclamó a la mandataria una compensación.
   “En ese momento planteamos que, si no iban a hacer la obra del Colorado, al menos nos garantizaran fondos para dos proyectos básicos: un acueducto desde el río Sauce Chico para abastecer a Médanos y el recambio del acueducto Pedro Luro-La Salada-Hilario Ascasubi, que tiene más de 70 años y es un milagro que todavía no haya colapsado”, recordó Bevilacqua.
   Vidal dejó la gobernación sin que se ejecutaran estas obras, como tampoco las prometidas para Bahía Blanca. Por ello, una semana después de la asunción de Kicillof, el jefe comunal volvió a la carga.
   “Ahora hemos logrado este anuncio, más allá de que en ambos casos los proyectos técnicos se encuentran en ejecución. Una vez que estén terminados serán elevados para su aprobación por parte de la CAF, y luego se harán los llamados a licitación. Creemos que antes de fin de año va a haber novedades en tal sentido”, subrayó.
   Bevilacqua indicó que la comuna “ya hizo todo lo que debía”. 

   “Incluso hemos definido el lugar donde va a estar la toma del Sauce Chico y la planta potabilizadora, que estará localizada en Colonia La Merced”, detalló.
   Este proyecto para dotar de agua a Médanos había sido descartado, años atrás, cuando el desaparecido Servicio Provincial de Agua y obras Rurales decidió que la mejor opción era hacer nuevos pozos e instalar una planta de ósmosis inversa en la ciudad cabecera. 
   “Esa solución no dio resultados, porque los pozos no tienen el caudal que necesitamos. En cambio, con el Sauce Chico tendríamos toda el agua que necesita Médanos”, enfatizó.
   Este proyecto -que tiene un costo estimado de 10 millones de dólares- incluye la ejecución de un dique sobre el río, a fin de regular la cantidad de líquido disponible en todo momento.
   En cuanto al acueducto Pedro Luro-La Salada-Hilario Ascasubi, Bevilacqua recordó que una rotura ocurrida hace dos años dejó a esta última localidad sin agua durante dos días.
   “En aquel momento hicimos un relevamiento del estado de ese acueducto, que es desastroso”, dijo.
   Bevilacqua dijo que ambos proyectos han tenido respuesta satisfactoria, por lo que ahora sólo resta avanzar con los detalles técnicos. 
   “Estamos tan ansiosos que le hemos expresado a la Provincia que, de ser necesario, el municipio está dispuesto a contratar los profesionales para hacer el proyecto. Me dijeron que no hacía falta, porque ya están trabajando, así que creemos que en pocos meses habrá novedades”, expresó.

Fuente : la nueva