Compartir

A una pena de 15 años de prisión fue condenado un hombre acusado de abusar sexualmente de dos hermanas en un campo del partido de Villarino. La sanción fue resuelta por los jueces del Tribunal en lo Criminal N° 1, Hugo Adrián De Rosa, Christian Yésari y Ricardo Gutiérrez, quienes lo hallaron culpable de los delitos de tentativa de abuso sexual con acceso carnal y  abuso sexual con acceso carnal.

Para los magistrados quedó acreditado que a principios de 2018, en un establecimiento rural cercano a Pedro Luro, el imputado -no se lo identifica para preservar la identidad de las nenas- intentó violar a una adolescente de 15 años.

Además, se determinó que para esa época, y en al menos 10 ocasiones, su hermana de 8 años también fue atacada por el sujeto, quien la manoseó y obligó a realizar determinadas prácticas sexuales.

Los hechos salieron a la luz luego de que una hermana de las víctimas contara lo sucedido en la escuela, por lo que de inmediato convocaron a su madre, quien realizó la denuncia penal.

Las nenas señalaron que habían callado hasta ese momento debido a que el procesado las amenazaba.

En primera instancia se conoció el caso de la menor y posteriormente, mientras ya estaba actuando la justicia, la mayor rompió el silencio y contó la situación que le tocó vivir.

Durante el debate declaró la progenitora de las menores, así como personal del colegio y psicólogos que las entrevistaron.

Los jueces señalaron en el fallo que “es de destacar que los testimonios de las víctimas resultaron contundentes, creíbles y sin contradicciones, que fueron recreados por las personas que tomaron contacto con ellas, y que no han sido modificados o acomodados para perjudicar al causante, sino que sólo se han limitado a detallar las vivencias padecidas, indicar el lugar donde sucedieron y el autor de las mismas”.

Agregaron que las psicólogas indicaron que “las menores no presentaron un discurso fabulado” y que tampoco “se advirtió presión externa de ninguna persona o que se haya influido o incitado al relato”.

Fuente: la nueva