Compartir

El incidente ocurrió cercano al medio día del jueves, cuando los empleados del recolector se dieron cuenta que parte de la carga se estaba incendiando, rápidamente se desviaron de la calle y comenzaron a descargar con el fin de que no se incendiara el camión. Los bomberos llegaron inmediatamente y controlaron la situación. Así lo comentaba desde el lugar el Delegado Jorge Alemañy quien recordó a los vecinos no arrojar vidrios en bolsas porque días pasados se lastimó la mano un trabajador.