Compartir

El proceso de intensificación por el que transita actualmente la ganadería, exige contar con disponibilidad de forraje de calidad nutricional “estable” a lo largo de todo el año. El uso de reservas forrajeras, como los silajes permite lograr el equilibrio y compensar la producción de forraje permitiendo cubrir los “baches estacionales normales” de la producción de pasto. En este nuevo Micro Ganadero la Ingeniera Agronoma Josefina Marinissen realizo una entrevista a Jorge Foqué de la firma Feed Green.

  

Existe una amplia gama de cultivos de invierno posibles de ser ensilados; como centeno, raigrás, cebada, trigo, triticale, y avena, solos o consociados con vicia, logrando con esta última aumentar la producción de forraje y el valor nutricional del mismo por el aporte proteico que genera la vicia.

Los recursos invernales son una muy buena alternativa a considerar para nuestra zona ya que su producción aprovecha la ocurrencia de lluvias invernales, no compitiendo con el agua de riego.