Compartir

La querella de la causa por la muerte de Facundo Astudillo Castro recibió en las últimas horas los resultados de los análisis que se hicieron al sistema de ABL del móvil policial que fue secuestrado de la sede bahiense de la Policía Local. Los estudios constataron que la geolocalización del Toyota Etios no fallaba y que el vehículo estuvo 35 minutos parado el pasado 8 de mayo en cercanías al lugar donde fue hallado el cuerpo del joven. (Fuente-Foto: Frente a Cano)

Cristina Castro comunicó esta mañana en diálogo con Radio Altos la confirmación de que el AVL del patrullero funcionaba bien, descartando lo planteado por el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni quien había mencionado la posibilidad de que fallara el sistema.

Hoy el Etios y el patrullero secuestrado en Mayor Buratovich serán peritados por Gendarmería. En cuanto al primer móvil policial explicó que será nuevamente peritado, pero ahora por Gendarmería, debido al mal accionar de los Policías Federales que lo peritaron anteriormente. Y sobre el otro patrullero, recordó que se trata de los denominados “móvil perro”: “Cada una de las delegaciones tiene un móvil que no tiene ABL ni radio, que es con el que hacen los chanchullos los policías”.

“El Etios estuvo el 8 de mayo 35 minutos parado a 800 metros, según la geolocalización, del lugar donde apareció el cuerpo de Facu”, afirmó Cristina y agregó que hoy conocerán el lugar exacto en el que se detuvo el móvil policial en Villarino Viejo y que podría haber estado más cerca del sector donde fue hallado el cuerpo esqueletizado el 15 de agosto.

“Lo que decía Berni que podría haber una falla, nos confirman que no. El Etios salió del distrito de Bahía Blanca, ingresó a Villarino y estuvo 35 minutos parado a metros del lugar donde se encontró a Facu. Cada día las pruebas complican más a la Policía Bonaerense, a mi hijo lo mató la Policía Bonaerense de Villarino y hoy los estamos comprobando”, remarcó.

Sobre el peritaje a la mochila encontrada en la zona costera de General Daniel Cerri que se concretó ayer en el edificio de Gendarmería, indicó que pudo reconocer todos los elementos que pertenecían a su hijo, aunque aclaró que faltan varios. Enumeró que todavía no aparecieron un tarjetero, el DNI, un buzo y una camiseta de Boca que Cristina asegura que se llevó su hijo cuando el 30 de abril pretendía viajar desde Pedro Luro a Bahía Blanca.

Dentro de la mochila estaba el pantalón que Facundo tenía puesto al momento que los efectivos policiales lo demoraron el día que desapareció. “La mochila está intacta y estaba cerrada. No me explico cómo pudo estar la ropa intacta, por ejemplo, la gorra estaba como si la hubieran puesto hace 10 días, no estaba ni mojada ni descolorida. Dentro de la ropa había restos de algunas plantas que no sabemos cómo llegaron ahí; si estaba la mochila cerrada, como llegaron ahí”, se preguntó.

Además, no dudó en aseverar que la mochila “fue plantada en el lugar”.

“Me tomé unos días para llorar, estar con mi familia y poder hacer un poco el duelo; no me ha servido, yo necesito Justicia. Cuando tenga a todos estos delincuentes tras las rejas voy a poder hacer el duelo y que mi hijo tenga paz. No los voy a dejar tranquilos hasta ver a todos presos, tanto a asesinos como encubridores”, advirtió.

Y agregó que también iniciarán acciones legales contra un periodista de nuestra ciudad, el intendente de Villarino Carlos Bevilacqua y otras personas, que dijo, “intentaron desviar la investigación”.

“Mi primer objetivo fue encontrar a Facu, lo encontré y lo traje a casa. Hasta que no terminen todos presos no voy a parar, necesito Justicia para mi hijo y que descanse en paz”, finalizó.