Compartir

El fiscal Rodolfo De Lucía brindó esta mañana en  un extenso panorama de la investigación en el marco de la causa por la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el joven lurense que fue visto por última vez el 30 de abril y que es intensamente buscado, por estas horas con epicentro en Bahía Blanca. Esta es la entrevista que realizo el periodista Germán Sasso a el Fiscal De Lucia. (Fuente: La Brújula).

Con relación a la reconstrucción que ha podido realizar de los últimos minutos en los que Astudillo Castro fue visto, el representante del Ministerio Público señaló que “después de ser dejado por la mujer policía en la entrada a Teniente Origone se produce una situación en la que personas que viajaban por la ruta y no solo están identificadas, sino que también declararon que habían visto lo que creyeron que era un nene sentado a la vera de la carretera”.

“Estas personas le avisaron al delegado municipal porque les llamó la atención esta situación en el marco de la pandemia. A partir de allí surge la comunicación con el Destacamento Policial, el agente fue a la ruta e identificó a esta persona que era Facundo Astudillo, según su declaración. Hasta le sacó una foto a la licencia de conducir para tener constancia de a quién identificó”, enfatizó De Lucía, en otro segmento de la entrevista radial.

Y prosiguió: “En su relato, en principio, el uniformado cuenta que habló con Facundo y éste le había dicho que en Buratovich ya lo habían identificado, le habían labrado una infracción y lo dejaron continuar hasta Origone, donde fue el último punto en el que se lo vio, en su trayecto a Bahía Blanca”.

“Existe una versión que indica que podría haberse subido a una (Renault Duster) Oroch de color negra, que es una de las tantas hipótesis que se intentan corroborar. Luego de eso se produce un blanco en el tiempo de investigación”, admitió el fiscal.

Con relación a una de las pistas que se sigue y puede abrir alguna puerta, señaló: “Hay constancia, según informes de empresas de telefonía, de que se enviaron mensajes de texto desde el celular de Facundo, esa misma noche (30 de abril), alrededor de las 21. Estamos terminando de definir quiénes eran los destinatarios, ya tenemos los números, pero no contamos con el contenido de los mismos, aunque tal vez con algunas medidas podamos recuperarlos, al igual que el informe de la antena para los SMS”.

“En cuanto a las últimas llamadas remiten a ese día a las 14 desde Buratovich. Ese teléfono celular sigue recibiendo comunicaciones durante días bastante posteriores y estamos tratando de determinar. No hay llamadas salientes desde esa línea, según el informe de una de las empresas que brinda el servicio. O el aparato quedó en un lugar o alguien cambió el chip, esa es otra de las tantas hipótesis”, añadió De Lucía.

En esa misma dirección, recalcó: “Luego, surgen otros testimonios a los cuales les atribuyo menos fidelidad porque son de gente que no conocen a Facundo y solo se basan por una foto en las redes sociales. Una testigo que lo conoce hace mucho prestó dos declaraciones ante la Policía y funcionarios de Fiscalía en las que explica por qué lo reconoció que no le caben dudas que era él, al punto de que hasta se dijeron ‘hola'”.

“Eso fue hace un mes. Lo vio en un lugar donde viven personas que tenían relación con el joven desaparecidos, en la casa de sus ex cuñados, lo cual hace que tenga bastante lógica. Es una declaración con fuerza, uno como investigador no cree o descree, solo debe corroborar el dato con las demás circunstancias”, sostuvo.

De Lucía confirmó que “a la ex novia y su entorno le retiramos sus teléfonos porque creíamos que esta cuestión podría ser aclarada teniendo acceso a datos objetivos, información que está en los equipos telefónicos y en principio no puede ser alterada. Además, las contradicciones de la causa nos daban pie a pensar que alguien mentía”.

“Cuando estamos en una situación tan delicada como la búsqueda de una persona que lleva más de 60 días desaparecida, me parecía un motivo suficiente hacernos de esa información. Esta madrugada se extrajo la información y estamos analizando los resultados, que son voluminosos”, mencionó el agente del Ministerio Público que participó en la investigación de la desaparición de Micaela Ortega, uno de los casos más resonantes de los últimos tiempo.

Sobre los pasos a seguir, destacó: “Queremos recibir varias declaraciones, tenemos pendiente el uso de Facebook para ver si hubo movimientos en la red social, reportes ampliatorios de las empresas telefónicas y otros aspectos que prefiero no se difundan aún. Hay mucho trabajo pendiente”.

“Hay alguna declaración de la mamá en el que da cuenta de un conflicto, una discusión telefónica y manifestación de enojo y no querer volver por parte de Facundo. Esto lo tomamos de un modo muy relativo. Es solo un dato más, pero no nos resulta algo definitorio”, expuso. Y cerró: “A Facundo se lo pinta como una persona tranquila, con un historial de escasos conflictos. Estamos trabajando para encontrarlo sano y salvo. Se lo está buscando en Bahía Blanca, más de dos meses desaparecido es mucho tiempo”.