Compartir

A pesar de la incertidumbre del futuro de la economía mundial que genera la pandemia universal, hay una mirada positiva para el sector agropecuario nacional, basado en la expectativa de una demanda mundial de alimentos; se estima que ello amortiguará los efectos desencadenantes del Covid19 en esta parte del mundo y que pegará muy fuerte en la zona Euro; ya el año pasado hubo un aumento de las cantidades exportadas de cereales aunque a menores precios, sobre todo en el complejo triguero donde el aumento superó el 10% traccionado por el mercado asiático que debió completar los faltantes dejados por Australia con problemas de incendios y sequías.

De todos modos todavía hay mucha quietud, en granos por ejemplo una caída en la cotización del maíz ha consecuencia de la crisis en el biocombustible aunque las exportaciones del cereal han sido record con mas de 11 millones de toneladas en lo que va del año con principal destino, también asiático, principalmente a Vietnam y en menor escala a Perú y Argelia; en carnes un detenimiento de exportaciones a Europa y un “arrancando” del mercado chino, aunque con precios menores a los “antepandemia”, pero aumentando de un 5% a un 6% al mostrador en un mercado interno muy bien abastecido, que  hace de esta  una actividad sustentable; en lechería las pymes están mas complicadas por achique de mercados y muchos cheques rebotados, por lo que su rentabilidad se ha visto algo afectada; en cuanto al trigo ya se ha exportado mas de un 30 % especialmente a Brasil, Indonesia, Tailandia, esperándose un aumento en las hectáreas sembradas para la próxima cosecha; es de tener en cuenta la reducción de retenciones que hubo en maíz del 12 al 5 %, en girasol del 12 al 7 % entre otras.

En cuanto a la cebolla, ya entrando en un tema casi exclusivo local-regional se puede decir, que finalizando los volúmenes mas importantes en la cosecha ha sido un buen año, a pesar de que la expectativa no lo era, tal lo anticipado por técnicos del Inta donde planteaban un escenario exportable regular al inicio de la campaña dados los importantes volúmenes sembrados en el sur de Brasil, pero anticipando también que se podía dar un repunte entre mayo y junio que es lo que esta ocurriendo; hoy si nos metemos en mercados internacionales como Alibaba, el precio FOB para la cebolla es entre USD350 y USD400 la tonelada por operaciones de mas de 10 toneladas.

Yendo a la parte financiera el impacto pandémia obliga al B.C.R.A. a continuar su política monetaria expansiva y contracíclica en la emergencia tratando de oxigenar a individuos y empresas; al cierre de la última jornada el dólar Bco Nación cerró a $ 73 y desde el Ministerio de economía se prepara el cierre de la negociación de la deuda externa en mora para el 24 de julio, y en la región esperamos que también en julio  continúen las  nevadas en los andes cuyanos.