Compartir

La zona de las nacientes de los ríos Grande y Barrancas, principales afluentes del río Colorado, fue escenario de la primera nevada del año. No se conocieron los volúmenes acumulados, aunque servirán para sumar aportes hídricos a la cuenca, seriamente afectada por una crisis que se originó en el período 2010/11. El lago Casa de Piedra, visiblemente afectado por esa sequía, ha comenzado a recuperar su nivel, aunque de manera muy lenta, al punto que transcurridos 35 días desde que se llegó a la altura mínima de 268,39 metros, apenas recuperó 36 centímetros.

Recordemos que desde el 1 de agosto de 2019, cuando se inició el último ciclo productivo, hasta el comienzo de la veda, Casa de Piedra perdió más de 6 metros y medio de altura y hoy ofrece una imagen desoladora.

Las nevadas que puedan registrarse en el mes de junio serán decisivas para el próximo período de riego, según admiten los pronosticadores.

Para este fin de semana pronostican nevadas en Cordillera sobre la cuenca del Río Colorado.