Compartir

La situación del coronavirus en Venezuela se suma a la crisis social y política que atraviesa el país latinoamericano desde hace varios años. Así lo manifestaba Luis Fernando Verde, oriundo de Táchira, que actualmente reside en nuestro país, pero con toda familia en la mencionada ciudad.  La incertidumbre reina en cuanto a los datos del Covid-19: Venezuela cuenta con dos presidentes y por ende la información varía según quien la emite: por una lado estas los datos de Maduro en cuanto a infectados y víctimas, por otro lado los datos de Guaidó, que son muy superiores a los que informa el primero. “los hospitales no tienen ni una jeringa, no hay insumos; los médicos que denuncian esto han sido perseguido por el gobierno de Maduro”, indico Verde.  También contaba sobre la falta de combustible para movilizarse: “es lamentable que en un país petrolero no tengamos gasolina”. Escucha la nota completa.

La Salud

“La situación es sumamente crítica, no está Venezuela para una pandemia, en realidad en materia de salud  creo no estamos preparados para nada.  En los hospitales no hay insumos; hay cortes de energía y falta de agua potable” manifestaba el entrevistado Luis Fernando Verde.

Las calles de Táchira

El régimen venezolano anunció este domingo diez nuevos casos de coronavirus, por lo que el total de infectados en el país hasta el momento asciende a 129, de acuerdo a lo informado por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. El funcionario chavista indicó, además, que este domingo por la madrugada se produjo la tercera muerte por COVID-19. Se trata de un hombre de 60 años, que era diabético.

El ministro chavista destacó la decisión del dictador Maduro de decretar cuarentena en todo el país hace ya dos semanas: “A día de hoy de no haber tomado las medidas dictadas por Nicolás Maduro hubiera una cantidad de casos entre 13 mil y 14 mil personas”, estimó.

Este domingo el presidente interino Juan Guaidó reiteró que “la dictadura ha ocultado cifras desde el comienzo” y volvió a advertir que “en Venezuela hay un cuadro delicado”: “Estamos en un escenario extremo, de vida o muerte”.

El líder de la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, denunció que en los últimos días, y ante el avance de la pandemia, el régimen recrudeció la persecución contra los periodistas y los trabajadores del sector sanitario que denunciaron la precaria situación de los hospitales en el país. Esa persecución, indicó Guaidó, obstaculizó el seguimiento de casos de contagios por parte de la oposición.

“Hacer el seguimiento ha sido muy complejo por la persecución del régimen. Hace diez días, el 19 de marzo, la información que nos brindaban fuentes del sector hablaba de casi 200 casos”, expresó.