Compartir

La lectura de comederos, juntamente con la observación del comportamiento animal en el corral y el bosteo de los mismos, ayudan a comprender la relación entre los animales y su dieta para evitar pérdidas económicas debidas a desperdicios de comida, mala conversión alimenticia (kg alimento/kg carne) y baja performance debido a acidosis clínicas y subclínicas, principal enfermedad metabólica que se da en los encierres, debido a la alta carga energética (ofrecida por los granos), de las dietas. Sobre este tema trato el Espacio Ganadero a cargo de la Ingeniera Agrónoma Josefina Marinissen

Por definición, el manejo del comedero significa entregar una consistente, nutritiva y fresca ración tratando de maximizar el consumo (o cerca del máximo: 97 a 98%) y minimizar el desperdicio. Por lo tanto el manejo del comedero incluye no sólo la entrega del alimento, sino también el mezclado de los distintos ingredientes, el balance nutricional, el control de calidad, las características, el proceso y presentación del alimento. Hay que considerar además las características del animal (tamaño del animal, peso, raza, tipo de ración, condiciones climáticas y de salud).

Entonces puede decirse que la lectura de comederos puede considerarse una HERRAMIENTA DE DIAGNÓSTICO ya que muchas veces el animal manifiesta un proceso de enfermedad y la baja en el consumo de la ración, lo cual nos permite hacer foco en ese corral de que algo está pasando. Nos permite también OPTIMIZAR COSTOS DE ALIMENTACIÓN, minimizando perdidas de ración, por desperdicio, y finalmente nos permite realizar un CONTROL SANITARIO mucho más exhaustivo evitando la aparición de problemas metabólicos como acidosis, mejorando entonces la performance del animal y finalmente teniendo un efecto mejorador sobre el producto final.

COMO IMPLEMENTO LA LECTURA DE COMEDEROS

La forma de realizar la lectura consiste en recorrer todos los comederos de cada corral y anotar en una planilla previamente diseñada (Cuadro 1) el remanente de comida en ellos para compararlo con una escala predeterminada (score o escala de lectura de comederos). El objetivo es conocer y controlar las variaciones de consumo por parte de los animales, ya que el mismo afecta la conversión alimenticia y la ganancia diaria de peso. Un buen manejo de los comederos consiste en lograr controlar el consumo diario de la ración por parte de los animales evitando excesivas variaciones.

Recordar que en un corral bien alimentado cuando se está distribuyendo la comida debería haber un 25% de los animales esperando junto al comedero, un 50% acercándose y el 25% restante comenzando a pararse.

Un aspecto importante al momento de leer e interpretar que está pasando en los corrales en relación al consumo de la ración ofrecida, es considerar el factor “clima”, ya que el mismo puede afectar la ingesta y la decisión del racionamiento. El calor puede reducir dramáticamente el consumo. La lluvia puede afectar la palatabilidad del alimento, en especial con ambientes cálidos; además de los importante y reconocidos efectos del barro. Generalmente los consumos aumentas en épocas de frío y los animales tienen un comportamiento agresivo los días previos a las tormentas. Analizar todo esto antes de tomar decisiones de aumentos o disminuciones de la ración. Por esta razón es importante llevar registros.

La lectura debe hacerse siempre a la misma hora y todos los días, luego del período de ayuno más prolongado que ha sufrido el animal y antes de la entrega de comida. Si se entrega comida una vez al día, por ej. a las 8 hs, la lectura debe hacerse antes de entregar comida el día siguiente. Si se entrega comida dos veces al día, por ej. a las 8 y 14 hs, la lectura debe hacerse entonces antes de la entrega de las 8 hs. Esto no limita la lectura a una sola vez en el día. Puede ser beneficioso obtener datos de otras horas del día, y observar la actitud de los animales. Cabe recordar la importancia de entregar la comida a la misma hora todos los días, ya que los bovinos pueden presentar trastornos digestivos cuando se varía la entrega en más o en menos 20 minutos.

Si bien el número de veces que se entrega comida así como el aumento y/o disminución de la misma es definido por cada asesor a cargo de la nutrición del encierre, es recomendable esperar al menos 3 repeticiones de una misma lectura para incrementar en un 3 a 5 % la cantidad de comida en el corral dependiendo si estamos con una raciona seca o húmeda respectivamente.

Otros beneficios que podemos obtener de la lectura de comederos son:

  • Determinar cuándo es necesario limpiar el comedero.
  • Observar el mezclado y la distribución en el comedero de la ración.
  • Detectar hongos y suciedad en el alimento.
  • Ver fallas en los sistemas de contención de los animales.
  • Observar la actitud y estado de los animales (cuartos traseros y colas, bostas del corral).

La información de los días anteriores brinda la posibilidad de conocer el comportamiento del corral y permite evitar errores de sub o sobrealimentación en el futuro. Es importante saber que el error de consumo puede tardar 2 o 3 días hasta hacerse evidente, por eso es importante contar con la información de días anteriores.

Lo ideal es que el criterio tomado para la lectura de comederos sea siempre el mismo para las diferentes personas que realizan la lectura, así como contar con varias personas entrenadas en la tarea.

SCORE O ESCALA DE LECTURA DE COMEDEROS

 0. Comedero lamido, no queda nada de comida.

1. Menos del 25% de alimento remanente.

2. 25 % a 50 % de alimento remanente.

3. Más del 50 % de alimento remanente.

4. Comida sin tocar.

Grafico 1. Score de lectura de comedero.

COMO INTERPRETO LOS COMEDEROS

Cuando FALTA alimento, es decir que el comedero queda totalmente lamido, por dos días consecutivos, es decir que registro score 0, debo al tercer día subir la ración diaria entre un 5 y un 10%.

                Cuando queda JUSTO, es decir un pequeño resto de alimento, del 25% o algo menos, mantengo la ración por dos días y veo que ocurre al tercero, si queda lamido, aumento si queda con 25% mantengo.

                Cuando SOBRA, debo también analizar lo que sobra, es decir pequeño sobrante repito procedimiento anterior, si sobre entre un 25-50% por dos días, debo bajar la ración entre un 5-10%, comenzando por el 5% y analizar. Si sobra el 50% de la ración, es decir la mitad de lo ofrecido (el comedero medio lleno), debo observar comportamiento del animal, bosteo (no debería ser ni blando ni chicle, ni de color gris u oscuro, ni con globitos=acidosis), si llegara a quedar toda la comida en el comedero es decir un score 4, alerta máxima OBSERVACIÓN Y CONSULTA A UN NUTRICIONISTA.

La información de la lectura, es decir los scores, se registran en planillas que deben estar siempre disponibles para analizar. No hay un único formato de planillas, pero cualquiera que sea debe poseer al menos la información de los 5 días anteriores. Se recuerda que en estas planillas se debe volcar además toda información anexa que surja de la observación de los animales de cada corral analizado, principalmente la referida a la actitud de los animales, presencia de animales enfermos y características del bosteo. Es importante recordar que la bosta empeora antes que las caídas de consumo se manifiesten, por lo tanto la misma es un excelente indicador de lo que está pasando con la nutrición antes de que se pueda manifestar las perdidas, estar atentos. Cuadro1. Modelo de planilla para registro de los scores.

Bibliografia consultada.

  • GUÍA PRÁCTICA DE LECTURA DE COMEDEROS. Alejandro C. Casella* y Atilio Ciuffolini**. 2005. Informe Técnico Rumensín. *Elanco Animal Health Argentina. **Tecknal S. A.

www.produccion-animal.com.ar