Compartir

El hecho ocurrió en las primeras horas del miércoles cuando un vehículo Chevrolet Corsa en el que viajaba una familia oriunda de Bahía Blanca (un matrimonio y sus tres hijos), envistió a un perro y despisto dando varios trompos. La maniobra provoco que tres ruedas quedaran destalonadas de la llanta, afortunadamente los ocupantes del vehículo resultaron ilesos, solo con el susto del momento. Parte del auto quedo sobre la calzada, pero fue removido del lugar. en el lugar trabajaron Bomberos, Policia y Defensa Civil.